REFLEXOLOGÍA una cura alternativa

La Reflexología, Reflexoterapia o Terapia Zonal es una técnica natural basada en la existencia de puntos reflejos en diferentes partes del cuerpo, que corresponden a los órganos y glándulas del organismo.

Un poco de historia

La reflexología es una práctica antigua, con más de 4.000 años de historia. Se ha utilizado para facilitar la curación natural, aliviar el dolor, reducir el estrés y la tensión, o simplemente para relajarse placenteramente. Es una técnica de punto de presión terapéutico antiguo basado en el entendimiento de que ciertas partes del cuerpo, conocidos como microsistemas, tienen en el pie y en las manos un punto reflejo que los representa. Se trata de la aplicación de presión alterna con las manos a puntos específicos en los pies, manos, orejas, o la cara que puede afectar a varios órganos y partes del cuerpo.

El resultado de estos toques en las redes reflejas es un reseteo o reinicialización de nuestro medio interno: la circulación sanguínea, y también la comunicación nerviosa, generando desde el primer momento relajación, disminución del dolor y mejora de los síntomas presentes.

Beneficios

En la actualidad, son muchos los estudios que sostienen que la reflexología tiene múltiples beneficios para nuestra salud, ya que se pueden notar a simple vista sus cambios. Entre ellos se encuentran:

Alivio de dolores musculares

Ayuda a controlar las situaciones de estrés

Alivia y relaja la mente y el cuerpo.

Equilibra los niveles de energía

Ayuda contra la depresión y ansiedad

Estimula la circulación sanguínea y linfática

Elimina toxinas

Ayuda al correcto funcionamiento del cuerpo

Fortalece el sistema inmunológico

Problemas para conciliar el sueño o insomnio

También es frecuente que muchas personas acudan al tratamiento de reflexología para tratar otras dolencias iniciales:

Dolor de espalda

Problemas digestivos y de estreñimiento

Estrés

Desequilibrios hormonales

Lesiones

Artritis

Problemas para dormir, insomnio

Cefaleas tensionales

Trastornos menstruales

La reflexología no tiene contraindicaciones siempre que sea trabajada a consciencia y con responsabilidad profesional. Es por esto que puede aplicarse a un sinfín de enfermedades o desequilibrios tanto agudos como crónicos. Además, puede combinarse con todos y cada uno del resto de métodos médico-terapéuticos, es decir es una excelente compañera de otras disciplinas.

Es una práctica sumamente segura que no genera dolor ni malestar. Sin embargo, es importante que, en los casos de las mujeres embarazadas, consulten previamente con su médico antes de acudir a este tipo de tratamiento.

Al mismo tiempo, las personas que puedan tener algún tipo de úlcera en los pies, de coágulo de sangre, de lesión o de enfermedad vascular, deben contar también con el aval de su médico antes de practicarse la reflexología.

Conozca todos nuestros masajes.

Visite nuestras redes sociales: www.facebook.com/masajesanka.cr