Por qué es importante el masaje para su bebé y cómo le beneficia

A todo el mundo le gusta un buen masaje y los bebés no son una excepción. Además de relajarle y ofrecer una sensación de bienestar muy agradable, es capaz de aliviar los trastornos más habituales, como los cólicos del lactante.

En este artículo, te explicamos cuáles son los beneficios del masaje infantil. 

¿Por qué darle un masaje a tu bebé?

Se ha comprobado que el masaje beneficia el desarrollo y crecimiento del bebé.

Además, es la forma más adecuada de preparar su cuerpo para la actividad y para mejorar su relajación y movilidad.

Cómo y cuándo dar un masaje al bebé

Los masajes se pueden implementar a partir del  primer mes de vida. Al principio, estos momentos de relax durarán pocos minutos, alargándolos progresivamente, siempre pendiente de las sensaciones que el pequeño experimente, hasta un máximo de 10 minutos. A partir de los 6 meses, el momento ideal será después del baño. Antes de esta edad se hará a la inversa: primero el masaje y después el baño.

Beneficios del masaje para bebé

  •  Ayuda a regular y reforzar las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal. A través de la estimulación se pueden controlar las incomodidades producidas por los cólicos, gases y estreñimiento, y las molestias por la salida de los primeros dientes.
  • Ayuda al bebé a relajarse y lo alivia del estrés y los bloqueos que produce encontrarse diariamente con cosas nuevas.
  • Ayuda a intensificar la comunicación afectiva entre el bebé y las personas de su entorno, facilitando la comunicación no verbal.
  • Ayuda a estimular el sistema inmunológico y propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso.
  • Ayuda a que el bebé tenga un sueño más tranquilo y profundo.
  • El masaje transformará al bebé en un niño saludable en todos los aspectos.