Embarazada y relajada

Durante el embarazo, es normal que aparezcan dolores de espalda, pesadez de piernas, hinchazón en los pies… Un masaje correcto puede ser una herramienta muy útil para aliviar estas molestias, mejorar el movimiento y relajar a la futura mamá.

La pancita que está creciendo no debe ser un impedimento para recibir un buen masaje y relajarse. Durante el embarazo se puede recibir un tratamiento de spa pensado para el beneficio de la mujer embarazada y de su bebé, solo hay que tener algunas consideraciones.

Se aconseja que esperemos hasta después del tercer trimestre de gestación para comenzar con los masajes. Es luego de las 12 semanas, cuando se vuelve evidente el embarazo, por lo tanto, comienzan a parecer molestias físicas.

Los masajes más recomendados en esta etapa son los siguientes.

Masajes para la espalda

Los dolores en la espalda son comunes en las embarazadas, estos se pueden aliviar con un masaje específico. La razón de estas molestias, suceden debido a los cambios en la musculatura y la estructura de los huesos. Ante este tipo de dolores, conviene la realización de terapias de masajes para proporcionar alivio.

Además, durante las sesiones de masajes para la espalda, los profesionales ayudan a prevenir malas posturas. El fisioterapeuta aconseja a la embarazada sobre la postura que mejor le conviene, tanto para aliviar los dolores, como para evitarlos.

Masaje para drenar

Durante el embarazo se hace más evidente y tormentosa la acumulación de líquidos. Por tal motivo es recomendable acudir a sesiones de masajes cuyo propósito sea el de ayudar a drenar aquellos líquidos de más.

Es muy importante en el área de las piernas, donde se produce la mayor parte de la inflamación. Estos masajes contribuyen a aliviar los dolores causados por la acumulación de líquidos y también mejoran la circulación.

No se debe hacer presión en los tobillos porque es una zona refleja que puede producir contracciones. Esta zona solo se trabaja si el embarazo ya está al término y se está buscando que la mamá dé a luz. Sin embargo, debe ser bajo supervisión médica.

Los aceites y cremas que se utilizan en el masaje prenatal deben ser hipoalergénicos y utilizar solo lo necesario, pues algunas mujeres desarrollan sensibilidad a ciertos productos y aromas durante el periodo de gestación.

¡Un tiempo para ti y tu bebé en un ambiente lleno de sensaciones! Un momento para relajarte y sentirte mejor, aliviar tensiones físicas y emocionales, mejorar la circulación sanguínea y eliminar toxinas. ¡Si es bueno para ti es bueno para tu bebé!

CONFÍE EN LA EXPERIENCIA

Conozca todos nuestros masajes.

Visite nuestras redes sociales: www.facebook.com/masajesanka.cr